Judiciales

A 36 años de prisión condenado Marcos Figueros García por el crimen de Óscar Rodríguez Pomar, en agosto de 2011

Se conoció este martes que el Juzgado 7 Penal del Circuito de Barranquilla condenó a Marcos Figueroa García, conocido como Marquitos Figueroa, a 36 años de prisión por el asesinato de Óscar Rodriguez Pomar, en agosto de 2011.

La víctima era hijo de Carlos Rodríguez Gómez, empresario y dueño de la Boutique y Sastrería GQ, ubicada en Barranquilla. El joven murió como consecuencia de varios disparos.

En el proceso, Figueroa, excapo de La Guajira que consolidó una red criminal alrededor del contrabando de gasolina, narcotráfico y extorsión, había pedido su libertad.

En la sentencia, el juzgado señaló que quedó probado que Figueroa tenía control de la organización criminal que cometió el homicidio, esta, dice el fallo, era “de alta peligrosidad y a su mando, a su servicio, con poderío para ejercer terror y miedo en una vasta región de La Guajira y varios sectores de la Costa Atlántica y Venezuela”.

Por ese motivo, para el juzgado, Figueroa tenía los medios, las personas y el dinero para ejecutar esa conducta. “Era el acusado y no otra persona, el cabecilla o jefe máximo de esa organización (…) Todo se hacía a través de sus órdenes. Nada se hacía a sus espaldas”.

En la investigación se señaló que el objetivo real del atentado era Carlos Rodríguez, supuestamente por una deuda pendiente, pero que se terminó asesinando fue a su hijo.

“Luego, (Figueroa) de ese modo tenía el control de todo. Si hubo un mal diseño, si la persona que se buscaba matar, no fue muerta, al haberse matado a otra, ese mal resultado le es atribuible a quien lo diseñó, lo que incumbe también al acusado mismo“, dice la sentencia.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %