Judiciales

Denuncian a dos Policías de la Estación de Puerto Colombia por tentativa de homicidio y lesiones personales

Caseta “La Muñe”

Tres meses de haber sido víctima de los abusos de unos Policías en el corregimiento de Salgar, Puerto Colombia, sigue el curso de la demanda penal interpuesta ante la Fiscalía General de la Nación por el señor Ever Alberto Meza Wharff contra los patrulleros de la Policía Nacional Oscar David Ojeda Herrera y Jhon Gilbert Mejía Estrada por los punibles de tentativa de homicidio y lesiones personales.

El conocido abogado Ronald López, quien defiende los intereses de Ever Meza, nos contó todos los abusos a los que fue sometido su prohijado por parte de los patrulleros de la Policía, adscritos a la estación de Puerto Colombia, en hechos registrados en el corregimiento de Salgar, donde Meza trabaja en una tradicional caseta de venta de comidas de mar.

En esta oportunidad, nos comentó el abogado López acerca del caso de Ever Alberto Meza Wharff, quien se gana la vida trabajando en la caseta de venta de comidas y bebidas “La Muñe” en el corregimiento de Salgar.

DENUNIAPENALYANEXOS by NoticiasBQ Atl. on Scribd

Los hechos se remontan al 8 de octubre de 2021, donde siendo las 4 de la tarde y estando en su casa donde funciona dicho negocio, recibió la visita de unos amigos, que en calidad de clientes habrían ordenado una picada de huevas de pescado y unos refrescos gaseosos, los cuales no pudieron degustar tranquilamente tras ser abordados por dos Policías en la caseta donde fueron ubicados, siendo increpados por los uniformados, que en tono grosero y desafiante con imponerles un comparendo por un valor de $900.000.00., C/U, a los tres comensales, esto, sin explicarles el motivo, causa o razón.

Uno de los patrulleros denunciado

En vista de lo que estaba ocurriendo y la actitud asumida por los Policías, Ever Meza se acercó y les preguntó a los uniformados ¿el por qué de los comparendos?, pues no había infracción alguna cometida, ya que para ese entonces la restricción era a partir de 6 pm y no desde las 4pm, sin embargo, no fue contestada la pregunta y se limitaron a decir que la multa de los tres sumaba $2.700.000 y que si le entregaban $300 mil pesos, quedaba la cosa así, pretensión que por obvias razones fue rechazada de plano, al no haberse cometido falta alguna, motivo por el cual, según Ever, el patrullero Ojeda Herrera le alzó el tono de voz, diciéndole que no fuera sapo y acto seguido, le dio un puñetazo en el rostro, provocando su caída al piso y sangrado abundante, Meza al reponerse, empujó al Policía y este reaccionó sacando un arma traumática y le disparó a la rodilla de Ever, cayendo de nuevo al piso, pero esta vez acompañado de patadas y puños que les darían los patrulleros Ojeda y Mejía hasta dejarlo inconsciente.

Caseteros vecinos que se percataron de lo que sucedía, se acercaron de inmediato y mediaron para evitar que siguieran golpeándolo a Ever, procediendo a trasladarlo hasta el puesto de salud de Salgar, dónde le brindaron los primeros auxilios.

Meza Wharff fue valorado por primera vez en Medicina legal, según oficio que emitiera una autoridad.

Tras la denuncia penal y derecho de petición dirigida al comandante de la Estación de Policía de Puerto Colombia, se conoció que en la minuta de los uniformados en mención, no habían dejado registrado el incidente ocurrido el día de los hechos, constituyéndose en una omisión, entre otros comportamientos reprochables.

Cabañas de la caseta “La Muñe”

No es justificable la actitud que vienen asumiendo algunos uniformados en la ciudad y su área metropolitana, vulnerando el derecho de los ciudadanos, máxime cuando el deber de la Policía es brindar un entorno seguro, tranquilo y equilibrado en los ciudadanos, sin embargo, algunos Policías abusando del uniforme, ponen en entredicho el nombre de la institución y su campaña de “sana convivencia”.

Otro caso de abuso de autoridad se vivió en Soledad con pensionado de la Policía
Pensionado William Mendivil

Un caso similiar, se presentó con el abuso del que también fue víctima el pensionado de la Policía, William Mendivil Blanquicett, el pasado miércoles 1 de diciembre de 2021, cuando fue agredido por varios uniformados de la Policía que llegaron a su casa a pedirle a su esposa la cédula, pero al no tenerla por haber sido blanco de un atraco en días anteriores, habría generado la molestia de los patrulleros que terminó con una salvaje golpiza al pensionado y su hijo, donde Mendivil aún no termina de recuperarse, dependiendo de terceros para hacer sus necesidades básicas.

El abuso de autoridad parece ser el común denominador en estos dos casos, que como pandemia se viene contagiando de uniformado en uniformado, poniendo en riesgo la seguridad e integridad de la comunidad, lo que paradójicamente, debería ser todo lo contrario.

Desde NoticiasBQ estaremos atentos al seguimiento en este caso que se espera no quede impune y se llegue al fondo para que los responsables asuman su responsabilidad con todo el peso de la ley.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %