Mundo

El sexismo y la homofobia siguen impregnando las escuelas en América Latina

Un reporte de la UNESCO afirma que la discriminación y el acoso contra estudiantes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) sigue siendo generalizado en las escuelas.

El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020 América Latina y el Caribe- Inclusión y educación: Todos y todas sin excepción, producido por el Informe GEM junto con SUMMA y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) muestra que el sexismo y la homofobia están extendidos en las escuelas en América Latina.

Un estudio realizado en siete países de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay) encontró que cuatro de cada cinco estudiantes LGTBI en Chile no se sienten seguros en la escuela. En Colombia, el 15% de los y las estudiantes había sido víctima de violencia escolar debido a su orientación sexual. En el Perú, alrededor del 17% de los estudiantes LGTBI denunciaron agresiones físicas en el año anterior. En México, el 75% del estudiantado LGTBI experimentó acoso verbal e insultos en la escuela y el 66% de los estudiantes transgénero reportaron haber sufrido acoso escolar.

Para Javier González, director de SUMMA, “a pesar de que hay avances en la región con la introducción de leyes de identidad de género y contra la discriminación en varios países, el clima escolar sigue siendo innegablemente hostil para los y las estudiantes LGTBI, quienes siguen siendo propensos a sufrir acoso verbal y violencia psicológica y física por parte de sus compañeros y principalmente de sus profesores. Esto no solo afecta su dignidad, sino que también su desarrollo socio-emocional y aprendizajes, y puede hacer que los afectados abandonen la escuela por completo”.

El informe también muestra que los jóvenes de la región que experimentaron mayores niveles de victimización por su orientación sexual tenían al menos el doble de probabilidades de no asistir a la escuela y presentaban altos niveles de depresión. En los siete países analizados el estudiantado LGBTI manifestó sentirse inseguro en la escuela debido a su orientación sexual (entre el 47% y el 81% de los y las encuestados), y expresión de género (entre el 32% y el 63%).

Las escuelas tienen que ser inclusivas si queremos que la sociedad sea inclusiva”, afirma Manos Antoninis, director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO. “Si le enseñamos a los niños o a las niñas que un determinado tipo de persona no es aceptable, eso va a afectar su forma de comportarse con los demás”.

En la actualidad, la diversidad sexual sigue siendo un tema ausente en los currículos de varios países latinoamericanos.

Algunas leyes y políticas educativas también envían señales de que no son tolerados los debates sobre la orientación sexual y la identidad de género. Por ejemplo, en Paraguay, una resolución de 2017 del Ministerio de Educación y Ciencias prohibió la difusión y el uso de materiales educativos que hicieran referencia a la “teoría y/o ideología de género”. En Brasil, en 2018, el gobierno se comprometió a eliminar el contenido LGBTI de los libros de texto.

Debemos preparar al personal docente para crear climas escolares más inclusivos y para que el alumnado se sienta seguro para denunciar en caso de ser víctima de acoso” afirma Claudia Uribe, directora de la OREALC/UNESCO Santiago.

La mayoría del alumnado LGBTI tuvo una experiencia negativa debido a las actitudes del personal docente hacia la orientación sexual y la expresión de género. Sólo dos tercios de los y las estudiantes declararon que algún docente intervino ante la utilización de lenguaje homófobo o transfóbico en la escuela.

La falta de diversidad entre el profesorado y el personal educativo no ayuda. Incluso, cuando la homosexualidad no está penalizada se han presentado casos en donde el profesorado y el personal de apoyo LGTBI son víctimas de discriminación en países como Brasil y Paraguay.

La Organización Internacional de Jóvenes y Estudiantes LGBTQI (IGLYO) y el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO han publicado el documento de política: No mires hacia otro lado: no a la exclusión del alumnado LGTBI, donde se presentan las conclusiones de una serie de investigaciones y encuestas realizadas en Europa sobre la situación del estudiantado LGTBI. Este nuevo documento también pone de manifiesto la situación de las personas LGTBI en la educación a nivel mundial e insta a los responsables políticos a que garanticen un entorno de aprendizaje seguro para todo el alumnado, en especial para quienes corren un mayor riesgo de sufrir violencia como las personas LGTBI.

D.A.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %