Judiciales

En Madrid fue detenido Nené, sicario colombiano señalado de más de 100 muertes, incluida la de su suegra

En una nueva operación en Madrid, la policía española ha vuelto a detener al criminal, líder de una de las organizaciones más peligrosas de Sudamérica.

11 de marzo de 2019. En un control rutinario en la localidad de Leganés (Madrid), la Unidad de Droga y Crimen Organizado Central de la Policía Nacional detiene a Jonatan Andrés Zuluaga Celemín, alias “Nené”. El control no es fortuito. Se enmarca dentro de la macrooperación “Sin Fronteras” en la que participan conjuntamente la brigada contra el narcotráfico de la policía española, la Dirección de Investigación Criminal colombiana e Interpol. 

La operación es todo un éxito. Se ejecuta simultáneamente desde abril de 2018 a un lado y a otro del Atlántico y el saldo final de detenidos es de 31. El más valioso es Nené. Es el líder de la organización criminal “La Oficina de la Cordillera”, asentada en Armenia, Colombia. Se le atribuyen -directa e indirectamente- 100 asesinatos. Dentro de la escalofriante cifra se encuentra hasta su propia suegra. 

La policía española cumple así con la orden de detención internacional dictada por un juez de Armenia Quindío. El tribunal colombiano acusa a Nené de concierto para delinquir, homicidio, fabricación, tráfico y porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones. En ese momento, en 2019, en Colombia tiene ya dos causas pendientes por las que le piden 3 y 25 años de prisión respectivamente.

Detalle de la operación en la que Nené ha sido nuevamente detenido, el pasado 25 de mayo.

Detalle de la operación en la que Nené ha sido nuevamente detenido, el pasado 25 de mayo. CNP

Todo está listo para la extradición. La suerte parece haberse terminado para Nené. Pero algo se tuerce. Permanece custodiado en España tres meses y la documentación para la extradición no llega, según han explicado fuentes de la investigación a EL ESPAÑOL. Transcurrido ese tiempo, el juez no tiene más remedio que dejarlo en libertad. La operación conjunta ha sido en vano por un error burocrático, en el que puede estar implicado hasta “La Oficina”.

Inmediatamente después de su puesta en libertad, se activan dos nuevas notificaciones rojas -como se conoce en el argot policial la activación de todos los cuerpos de seguridad internacionales para la captura de un delincuente- para arrestar nuevamente a Nené. Este se esconde de nuevo en España, donde en la última década había sentado las bases de su oficina de cobros, lejos de Colombia.

Tercera detención

En una nueva actuación de la Policía Nacional, ha vuelto a ser detenido. La operación culminó el pasado 25 de mayo. Los agentes españoles intercambiaron de nuevo información con sus homólogos colombianos y comenzaron a vigilar los movimientos del entorno del sicario. Todos eran viejos conocidos por la operación anterior.

Los seguimientos se realizaron en Colombia y España, dado que sus allegados se desplazaban constantemente entre los dos países en avión. Según fuentes policiales, la organización criminal de Nené estaba operativa en ambos países y este la dirigía desde Madrid, donde se escondía. El estudio de estos movimientos y de los bienes patrimoniales de su red llevaron a diferentes lugares y domicilios que ayudaron a estrechar de nuevo el cerco sobre el prófugo.

Posteriormente, la policía localizó a la pareja de Nené y al hijo de ambos. Después de seguirla, los agentes observaron que contactó con el sicario, a bordo de un vehículo. Fue entonces cuando la policía lo arrestó. El procedimiento vuelve a ser el mismo que en 2019 y esta vez sí que se espera que sea extraditado para cumplir con sus penas en Colombia.

Antes de esta reciente detención y de la de 2019, el sicario ya había sido arrestado en España. Era el año 2012. Entonces, Zuluaga había huído de Colombia con un pasaporte falso de identidad venezolana y un certificado de matrimonio con una mujer española para no llamar la atención ante Extranjería. Las huellas dactilares en un documento, sin embargo, llevaron a la policía española a dar con él en Arganda del Rey. Entonces sí fue extraditado, pero fue puesto en libertad en 2015 en su país de origen, año en que aprovechó para regresar a España, nuevamente con una identidad falsa.

Imagen de Nené (izquierda) y su suegra a quien mandó asesinar, Sindy Tatiana Gómez Valencia.

Imagen de Nené (izquierda) y su suegra a quien mandó asesinar, Sindy Tatiana Gómez Valencia.

“Te daré donde más te duele”

Del amplio historial delictivo de Nené, el caso que más llama la atención es el del brutal asesinato de su suegra. Era 2018 y su mujer entonces lo había abandonado. Los investigadores también señalan que esta lo hizo después de haber robado dinero a la organización. Nené la amenazó con darle donde más le dolía, según informaron medios locales. Y así lo hizo. El 2 de junio de aquel año, Sindy Tatiana Gómez Valencia, de 52 años, era brutalmente acribillada en el vestíbulo de su casa en la localidad de Pereira. No fue Nené quien ejecutó el asesinato, pero sí quien lo ordenó, para llevar a cabo su fría venganza.

“La Oficina de La Cordillera” de la que Nené estaba al mando era una “oficina de cobros”. Es decir, una organización dedicada a cobrar cuentas de actividades ilegales, mayoritariamente relacionadas con el narco, asesinando por encargo. La banda tenía influencia en todos los departamentos de Colombia y diferentes enlaces internacionales en países como, PanamáEstados UnidosMéxico y Cabo Verde.

La llegada de Nené a España en 2012 y 2015 fue con la intención de establecer el cuartel general de la organización en Europa. Además de en Madrid, la organización tenía actividad en España en AndalucíaAragón y Baleares.

Además de asesinar por encargo, “La Oficina” tenía también su propia cuota de tráfico de drogas. Se trata de una de las organizaciones más peligrosas después del imperio de los grandes carteles de CaliMedellín y Pacífico en el país cafetero.

A finales de enero de 2016, la policía española ya dio un golpe a La Oficina en España con la detención del socio de Nené, Gersey Harrison Jiménez Pérez, “el Carbonero”. El narcotraficante fue arrestado en Madrid capital, acusado junto a Zuluaga de doce homicidios dolosos y dos más en tentativa en el eje cafetero de Colombia. En aquella ocasión, Nené logró escapar.

D.A.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %