Mundo

Expolicía que mató a George Floyd es sentenciado a 22 años de cárcel

El expolicía Derek Chauvin fue condenado este viernes a 22 años y medio de cárcel por el asesinato del afroestadounidense George Floyd, en mayo de 2020, de los que cumplirá 15 años en prisión.

“La sentencia no se basa en la emoción o la simpatía”, dijo el juez Peter Cahill al dictar la pena en un tribunal de Mineápolis después de que los fiscales pidieran una condena de 30 años. Añadió en un breve discurso que tampoco se basaba “en la opinión pública”, sino en la ley y en los hechos específicos del caso.

Chauvin dio sus condolencias a la familia de Floyd. “Habrá información en el futuro que podría ser de interés y espero que les dé, de alguna manera, paz mental”, dijo dirigiéndose a la familia del afroestadounidense, en la sesión final de su juicio en un juzgado de Mineápolis.

Tras sus breves palabras, la vista entró en un breve receso antes de la lectura de la sentencia.

Estas son las primeras palabras que se escuchan de Chauvin en el juzgado después de que se negara a declarar durante el juicio que duró seis semanas entre marzo y abril pasado.

Los fiscales habían pedido una pena de 30 años de prisión contra este hombre de 45 años que, el 25 de mayo de 2020, asfixió en Mineápolis al afroestadounidense bajo su rodilla y desató una movilización antirracista inédita en todo Estados Unidos y también en otras partes del mundo.

“Cometió un asesinato brutal”, “traumatizó” a los allegados de su víctima y “generó un shock en la conciencia de la nación”, dijeron los fiscales en documentos transmitidos previo a la audiencia.

La ley del estado de Minesota establece una sentencia mínima de 12 años y medio de cárcel para Chauvin, encarcelado desde que fue declarado culpable de homicidio el 20 de abril. Pero el juez Peter Cahill, quien dictó la sentencia en un tribunal de Mineápolis, identificó circunstancias agravantes.

El magistrado consideró que Chauvin había “abusado de su posición de confianza y autoridad”, que había tratado a Floyd con “especial crueldad” frente a menores y que “cometió el crimen como grupo con la participación activa de al menos otros tres” uniformados.

Antes de anunciar su decisión, el juez escuchó una última vez a los familiares de Floyd. La familia del afroestadounidense pidió a la corte que aplique la “pena máxima” de 40 años de prisión al exagente, declarado culpable de su asesinato.

“¿Por qué? ¿Qué estaba pensando cuando se arrodilló sobre el cuello de mi hermano sabiendo que él no era una amenaza?”, le increpó su hermano Terrence al expolicía de 45 años durante la audiencia destinada a fijar su sentencia.

Por su parte, la madre Chauvin dijo el viernes en la vista de su sentencia que su hijo era “un buen hombre”.

“Siempre he creído en tu inocencia y nunca dudaré de ello”, dijo Carolyn Pawlenty dirigiéndose a Chauvin en un tribunal de Mineápolis mientras esperaba conocer su castigo. “No importa dónde vayas, dónde estés. Siempre estaré allí para visitarte”, añadió, instando al juez a mostrar indulgencia con el asesino.

El expolicía también aprovechó la audiencia y les ofreció a los familiares de Floyd sus condolencias

El caso

Hace exactamente 13 meses, Chauvin y tres colegas arrestaron a Floyd, de 46 años, bajo la sospecha de que había pasado un billete falso de 20 dólares en una tienda de Mineápolis. Fue esposado e inmovilizado contra el pavimento en medio de la calle.

Luego, Chauvin se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante casi diez minutos, indiferente a las súplicas de la víctima y de los angustiados transeúntes, e incluso cuando el pulso del hombre de unos cuarenta años se desvanecía. La escena, filmada con un celular y subida a las redes por una joven, rápidamente se volvió viral y desencadenó manifestaciones en distintas partes del mundo.

Alivio

En ese contexto, el juicio de Chauvin fue seguido de cerca desde marzo por millones en todo el país.

Durante semanas, la escena del crimen fue revisada desde todos los ángulos, fueron escuchados los testimonios de los testigos y de las partes y desfilaron por la sala de juicio una cantidad inédita de policías, en su mayoría para denunciar la actitud de su excolega.

De su lado, el abogado del expolicía, Eric Nelson, insistió en que Chauvin había seguido los procedimientos policiales vigentes en ese momento y que la muerte de Floyd se debió a problemas de salud agravados por el consumo de drogas. Los miembros del jurado no quedaron convencidos y tardaron menos de diez horas en declararlo culpable.

Su decisión fue recibida con alivio en todo el país, pues muchos temieron que una absolución condujera a peores disturbios con la exoneración, una vez más, de un policía blanco. Pero Nelson no cambió su estrategia de defensa y dijo que su cliente cometió “un error de buena fe” y solicitó una sentencia reducida al tiempo ya cumplido, lo que permitiría que su cliente fuera liberado de inmediato.

También advirtió del riesgo de que su cliente, quien fue encarcelado tras el anuncio del veredicto en un establecimiento de alta seguridad, sea asesinado en prisión.

Cualquiera que sea la decisión judicial, la defensa planteará una apelación. Nelson anticipó su intención de pedir la anulación del veredicto, citando dudas sobre la imparcialidad de algunos miembros del jurado.

Pero el caso no termina con Chauvin: sus tres excolegas serán juzgados en marzo de 2022 por cargos de complicidad en homicidio por la justicia de Minesota. En paralelo, los cuatro hombres también enfrentan cargos federales por violar los derechos constitucionales de Floyd. Aún no se ha fijado una fecha para ese juicio.

AFP

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %