Atlántico

Preocupante deuda de hospitales del Atlántico en las facturas de energía

La empresa Air-e continúa dialogando con directivos de diferentes instituciones hospitalarias en el Atlántico ante la alta cartera morosa por concepto del servicio de energía.

Si bien es cierto la compañía no puede suspender el suministro eléctrico a estas instituciones de salud por tener la condición de entidades constitucionalmente protegidas, Air-e adelanta procesos jurídicos para lograr el pago del servicio que reciben normalmente a pesar de la millonaria deuda.

El caso más preocupante es el Hospital Departamental de Sabanalarga que acumula una deuda total de alrededor de 6.382 millones de pesos desde el año 2010. Al respecto, la compañía ha adelantado procesos ejecutivos en busca del pago de esta obligación.

De otro lado, el Hospital Juan Domínguez Romero de Soledad desde el 2014 a la fecha registra una deuda acumulada de energía superior a los 1.728 millones de pesos. Por tal motivo, en los últimos tres años se han interpuesto acciones jurídicas en un juzgado de Soledad sin respuesta alguna. Adicionalmente, las directivas de la institución no han mostrado voluntad de pago.

En una situación similar se encuentra el Hospital Universitario Metropolitano con una deuda cercana a los 2.979 millones de pesos, desde el año 2018. De igual manera, la compañía ha adelantado un proceso ejecutivo en búsqueda del pago de la obligación, pero no ha sido posible la cancelación de las deudas pendientes.

De acuerdo con el Gerente de Air-e en Atlántico, Ramiro Castilla Andrade, en la actualidad la empresa dispone de diferentes planes para lograr acuerdos de pago con sus clientes y en los casos que lo ameriten, evitar suspensiones en el servicio.

“Hemos mantenido nuestra voluntad de diálogo para concretar planes de financiación con los deudores morosos, pero algunos casos se han dilatado sin recibir ningún tipo de pago. Nuestro objetivo es lograr normalizar la deuda, pues el pago del servicio es fundamental y necesario para garantizar la adecuada prestación del servicio de energía. La energía es un insumo más, necesario para la operación de los centros de salud y por tanto también se nos debe cancelar como a muchos otros de sus proveedores”, expresó.

Sobre el Hospital Universitario CARI, éste tiene una deuda con la compañía de administraciones anteriores por más de 12.581 millones de pesos desde el año 2014. Es importante señalar que la actual administración está pagando la facturación corriente del servicio.

Otro de los casos más críticos de cartera morosa es el del Hospital Niño Jesús de Barranquilla que por concepto de energía e intereses de mora acumula una deuda por más de 3.013 millones de pesos desde el año 2017, sin mostrar voluntad de acuerdo de pago en la actualidad.

Entre otros procesos representativos con deudas en la facturación del servicio se encuentran el Hospital Santa Lucía, Hospital Local de Luruaco, Clínica Porvenir y Hospital Local de Malambo.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %