Barranquilla

¿Quién audita la operación del servicio de aseo que presta Triple A?

El primero de julio de 2020, luego de mover todo un aparato de propaganda a través de medios de comunicación aliados y opinadores muy bien recompensados con permanente pauta publicitaria, la empresa Triple A, presentó con bombos y platillos la operación directa del servicio de recolección de basuras, el cual estaba a cargo hasta el 30 de junio de la empresa especializada Aseo Técnico ESP, grupo que opera servicios en un 20 por ciento de las entidades territoriales del país.

Durante la aceitada estrategia mediática, los voceros de Triple A, anunciaron la puesta en marcha de una operación apoyada en modernos equipos y personal suficiente para mantener la ciudad limpia y conservar los estándares de calidad que siempre le exigió a Aseo Técnico, por ser Triple A precisamente el interventor-supervisor de ese servicio en tiempos del anterior operador.

Fuentes consultadas por Noticias BQ, señalaron que durante todo el tiempo que el servicio de aseo estuvo en cabeza de un tercero, la empresa Triple A ejerció una inflexible auditoria de los indicadores del mismo, al punto de no dejar pasar detalle alguno e incluso, hacer pagar costosas multas a Aseo Técnico como sanción por la no erradicación de algunos puntos críticos o la aparición de basuras en ciertos sectores de la ciudad.

Un ex trabajador de la operación de aseo en tiempos de la empresa que manejaba el tema le reveló a Noticias BQ , que la Triple A no aceptaba explicaciones de ningún tipo sobre la presencia de basuras en la ciudad y eran duros jueces al momento de exigir lo que actualmente ni siquiera ellos están cumpliendo ahora que asumieron directamente el servicio.

Los barrios de la ciudad evidencian fallas en el servicio de recolección de basuras. La ciudadanía está fastidiada de la misma excusa de echarle la culpa a los carretilleros.

“Ellos son laxos y relajados al momento de auditar la operación de aseo y la verdad nadie conoce quién le responde a la ciudad por la cada vez mas frecuente aparición de puntos críticos de basuras”, señala el ex funcionario, quien agrega que, anteriormente Triple A no aceptaba como argumento que la basura era arrojada por carretilleros o carromuleros, “pero ahora que están operando ellos mismos, siempre escriben en sus redes sociales que la culpa que la ciudad esté sucia no es de ellos sino de estas personas que arrojan la basura en las calles”, agrega el curtido ex empleado de la labor de aseo.

Los desechos sobre aceras, separadores viales y calles, son el pan de cada día en algunos sectores de Barranquilla.

Lo cierto es que Barranquilla produce diariamente unas 1.200 toneladas de basuras, entre los puntos críticos y los predios residenciales, comerciales e industriales, pero cada vez aparecen nuevos focos de basuras, los cuales permanecen durante mas de 24 horas sin ser atendidos, lo cual se estaría originado en una ampliación injustificada en la frecuencia de recogida de basuras, pues algunos de esos puntos críticos eran atendidos a diario por el anterior operador, pero hoy tienen una frecuencia de erradicación de 48 o 72 horas, lo que lógicamente genera acumulación de desechos.

Equipos a gas, mas amigables con el medio ambiente, pero…

De las cosas que mas promocionó Triple A  a través de sus aliados en los medios de comunicación de la ciudad y el departamento, al momento de asumir la operación directa de recolección de basuras, fue la puesta en funcionamiento de unos modernos y costosos equipos que utilizan gas natural como combustible.

Señalaba la compañía en su estrategia en medios, que las nuevas compactadoras son mas amigables con el medio ambiente, contaminando menos y en consecuencia realizan una operación mas limpia.

No obstante, el tema tiene tanto de largo como de ancho. Noticias BQ pudo establecer que, esos modernos y promocionados equipos que fueron adquiridos por la compañía a través de la figura de renting, tendrían algunos condicionamientos por parte de la empresa que los está facilitando, en términos de tiempos de uso, frecuencia, materiales y otros, que hacen que reduzcan sus horas de uso para la recolección de basuras, ocasionando que el servicio no sea tan eficiente como el de los equipos que utilizaba el antiguo operador.

Desechos en el eparador central de la calle Murillo, a la altura de Metrocentro.

En cuanto a costos de la operación, tampoco podría decirse que el actual esquema es el mejor, pues sacando cuentas con un experto en la materia, la empresa Aseo Técnico cobraba unos 3.500 millones de pesos mensuales por la recolección de basuras y barrido de calles, los cuales incluía el barrido de 42 mil kilómetros mensuales y la recolección de unas 32 mil toneladas de basura al mes, mientras que hoy, solamente la cuota mensual por concepto del renting de los equipos que utiliza Triple A estaría rondando los 1.800 millones de pesos, mas el pago de nomina de todo el personal de barrido y operativo del servicio, lo cual podría estar demandando recursos mensuales del orden de los 4.000 millones de pesos.

Todo este panorama que está ocurriendo en la ciudad, lleva a pensar sobre quién le pone el cascabel al gato, pues Triple A se escuda en que son los carretilleros los que mantienen sucia la ciudad, argumento que antes no le aceptaba a Aseo Técnico, la gente no le entrega las podas, escombros y desechos voluminoso a Triple A porque aseguran que ese servicio es exageradamente costos y mientras tanto la ciudad permanece frecuentemente sucia, pese a que por ejemplo, las personas que residen en el estrato 5, pagan mensualmente por el servicio de recolección de basuras unos 55 mil pesos por predio.

“Ya es hora que escuchemos de parte de Triple A mas soluciones y menos excusas”, asegura Diomaris Camacho, residente en el barrio Ciudad Jardín, quien se queja por las serias deficiencias en la recolección de basuras y la aparición constante de residuos en algunas esquinas del barrio.

“Uno llama a la línea de atención al cliente y nunca nadie le soluciona nada en materia de aseo, pero eso sí, el recibo llega puntual y caro”, agrega la indignada ama de casa de ese sector del norte de Barranquilla.

Lo cierto es que, tampoco se ha visto en estas situaciones de dificultad la acción decidida de la Superintendencia de Servicios Públicos, entidad que actúa mas como convidado de piedra que como garante de la buena prestación a los usuarios del servicio que pagan y mucho menos de entidades como la Personería de Barranquilla ni la misma Alcaldía de la ciudad, que parecen adormecidas se frente al crecimiento exponencial de las basuras en la ciudad.

¿Quién audita el servicio de recolección de basuras? ¿Ante quién responde Triple A por las denuncias de la comunidad? Ojalá sean interrogantes que reciban pronta respuesta de una empresa que se ha pasado de escándalo en escándalo, bajo el cómplice silencio de muchos que al parecer tienen razones de pesos para no intervenir.

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %