Connect with us

Hola, ¿Que estás buscando?

NoticasBQ

Mundo

Rusia cumple tres meses de guerra en Ucrania sin victoria ni plan de retirada

Rusia cumplió hoy tres meses de guerra en Ucrania sin poder clamar la deseada victoria en el campo de batalla y tampoco sin un claro plan de retirada, ya que las negociaciones con Kiev están congeladas.

No perseguimos ningún plazo. Todos los objetivos fijados por el presidente, Vladímir Putin, se cumplirán. No puede ser de otra manera porque la verdad, incluida la verdad histórica, está de nuestra parte”, aseguró Nikolái Pátrushev, secretario del Consejo de Seguridad rusa.

Cuando los soldados rusos invadieron Ucrania desde tres direcciones a la vez hace tres meses, solo tenían comida para tres días. El liderazgo ruso claramente esperaba que su ejército reprimiera a la oposición en Ucrania dentro de este tiempo o al menos se sintiera lo suficientemente cómodo como para que sus tropas se reabastecieran de manera segura y ordenada. Muchos de los políticos y analistas extranjeros claramente compartían las predicciones.

Todo lo que sucedió entonces ya es historia. Ucrania ofreció una feroz resistencia a pesar de la superioridad rusa en el número de tanques, aviación, naves, drones y artillería. Cientos de miles de ucranianos han tomado las armas. Rusia logró capturar parte del territorio de Ucrania en el sur, avanzó en la región de Lugansk pero finalmente tuvo que retirarse apresuradamente del norte del país. Rusia se ha visto obligada a limitar sus objetivos inmediatos y centrar su ofensiva en un territorio mucho más pequeño, la región de Donbás en el este. También amenaza desde el sur a lo largo de la larga línea del frente en las regiones de Jerson y Zaporiyia.

Continúa desplazando a cientos de miles de ucranianos y asesina docenas de soldados ucranianos cada día. Ha alejado el Ejército ucraniano de algunas aldeas y pueblos en Donbás, como Svitlodarsk el martes, y se está acercando lentamente a Bahmut. También amenaza con cortar la ruta logística principal a Severodonetsk y rodear a las tropas ucranianas allí. Sin embargo, a pesar de tener hasta 20 veces más equipo militar, Rusia hasta ahora no ha logrado su objetivo de derrotar a la parte más experimentada del ejército de Ucrania en Donbás. Ha estado lanzando todas sus fuerzas una y otra vez aparentemente sin preocuparse por sus propias pérdidas. Ha perdido ya cerca de 29.000 mil soldados, según estimaciones ucranianas, con pérdidas similares a las que toda la URSS experimentó en 9 años de la guerra en Afganistán.

Durante las últimas semanas, Ucrania ha logrado alejar a las tropas rusas de su metrópoli oriental Jarkiv y desde entonces ha repelido los contraataques rusos. En el sur, Rusia ha dejado de intentar atacar en Jerson, atrincherándose ante una posible contraofensiva ucraniana. Continúa amenazando a Zaporiyia con batallas en curso cerca de Huliaipole.

A lo largo de toda la línea del frente, continúan agotadores duelos de artillería. Ya que la artillería ucraniana es superada en número, depende especialmente de la capacidad de maniobra y del uso hábil de los drones. Los drones acechan en los cielos sobre ambas fuerzas para encontrar y proporcionar coordenadas de las posiciones del enemigo. Con su munición limitada, Ucrania depende especialmente de la información proporcionada por los drones para gastarla de la manera más efectiva posible.

Rusia continúa utilizando la aviación, pero lo hace con moderación ya que los sistemas de defensa aérea de Ucrania, tanto portátiles como terrestres, continuaron derribando sus aviones de combate. La BBC citó el martes a tres fuentes en Rusia, confirmando que un piloto experimentado, un general retirado Kanamat Botashev, perdió su vida después de que un misil Stinger impactara su avión el domingo cerca de Popasna, en la región de Lugansk.

El grado de resistencia del Ejército ucraniano y su habilidad han convencido gradualmente a Occidente de que debe apoyar aún más a Ucrania. Más armas occidentales han comenzado a llegar lentamente a Ucrania, reemplazando y agregando al equipo ucraniano envejecido. Aún así, argumentan los líderes ucranianos, no es suficiente. Por encima de todo, según afirmó el martes su Ministro de Asuntos Exteriores Dmytro Kuleba, Ucrania necesita múltiples sistemas de lanzamiento de cohetes, como los M270 o HIMARS estadounidenses. Podrían resultar cruciales para romper la presión rusa en Donbás, preparar el terreno para la contraofensiva ucraniana en el este y el sur, y desbloquear los puertos ucranianos para evitar la crisis mundial de alimentos. Y sobre todo, según el Presidente Zelenski, a salvar vidas de miles de ucranianos.

A medida que continúa la guerra de desgaste posicional, se discuten varios puntos de vista en Occidente sobre hasta qué punto y durante cuánto tiempo debería apoyar a Ucrania. Algunos aún investigan la posibilidad de que Ucrania renuncie a sus territorios para apaciguar a Rusia. Tales puntos de vista son recibidos con incredulidad por la mayoría en Ucrania, donde solo el 10% de la población apoyaría la medida, según la última encuesta, presentada el martes. La evidencia de crímenes de guerra, la movilización forzada en las así llamadas repúblicas en Donbás, el terror que Rusia ha desatado incluso en el este de Ucrania, supuestamente más prorruso, al bombardear sin piedad sus ciudades y pueblos, atestiguan claramente cómo trataría Rusia a los ucranianos en territorios anexados.

Según el teniente de alcalde de Mariupol, Petro Andryushchenko, cerca de 200 cadáveres fueron descubiertos debajo de las ruinas de un solo bloque residencial en la avenida Myr de la ciudad. La aviación, los tanques y la artillería rusa han reducido metódicamente la ciudad a escombros por negarse a ceder y han impedido los intentos de rescate de las personas que se escondían en los sótanos.

Los que sobrevivieron tienen que pasar la así llamada “filtración” por parte de los rusos. La filtración implica un interrogatorio y una revisión exhaustiva de las pertenencias, los teléfonos e incluso el cuerpo de la persona, ya que los rusos buscan cualquier signo de la actitud crítica a las acciones de Rusia y simpatía y conexiones con el ejército ucraniano. Según Andriushchenko, el 10% de los residentes no pasan la filtración. Estas personas son llevadas a la infame prisión “Izolyatsia” en la así llamada “República Popular de Donetsk” controlada por Rusia o un campo de concentración improvisado en Olenivka. Poco se conoce sobre su destino aparte de los informes sobre torturas físicas y psicológicas.

Además, más de 1,3 millones de ucranianos han sido trasladados a Rusia y repartidos por su vasto territorio sin posibilidad de recurrir a asistencia financiera, psicológica y judicial independiente. Los símbolos nacionales ucranianos son derribados de los edificios en los territorios ocupados y los letreros de las calles son reemplazados por otros en idioma ruso. Rusia no solo está matando ucranianos, sino que busca destruir la idea misma de ser ucraniano.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.